Obesidad infantil

Publicado por Hospital Juan Cardona el 1 de agosto de 2018 8:00:00 CEST

niños obesos

Lamentablemente la obesidad infantil es un mal que no sólo afecta a los Estados Unidos como hasta hace poco tiempo. En la última década, los problemas de obesidad infantil afectan cada vez en mayor medida a niños y adolescentes europeos, también a los españoles.

 

¿Por qué se considera a la obesidad infantil un problema de salud?

Los médicos están preocupados por el aumento de la obesidad en niños y jóvenes porque la obesidad puede conducir a los siguientes problemas de salud:

 Enfermedad cardiaca, causada por:
Los niños y adolescentes obesos pueden sufrir efectos inmediatos en su salud y corren el riesgo de padecer problemas relacionados con el peso en la edad adulta.

Algunos de los efectos del sobrepeso infantil y adolescente son psicosociales. Los niños y adolescentes obesos son objeto de una temprana y sistemática discriminación social. El estrés psicológico puede originar una baja autoestima que, a su vez, puede obstaculizar el funcionamiento académico y social y persistir en la edad adulta.

Otros riesgos para la salud:

Otras afecciones menos comunes asociadas con el aumento de peso incluyen asma, esteatosis hepática, apnea del sueño y diabetes tipo 2.

  • El asma es una enfermedad de los pulmones en la que las vías respiratorias se bloquean o se estrechan causando dificultad para respirar. Los estudios han identificado una asociación entre el sobrepeso infantil y el asma.
  • La esteatosis hepática es la degeneración grasa del hígado originada por una alta concentración de enzimas hepáticas. Al bajar de peso las enzimas hepáticas se normalizan.
  • La apnea del sueño es una complicación menos común por sobrepeso en niños y adolescentes. Se trata de un trastorno respiratorio que sucede al dormir y se define como una interrupción de la respiración durante el sueño que dura por lo menos 10 segundos. La apnea del sueño se caracteriza por ronquidos fuertes y respiración dificultosa. Durante la apnea del sueño, los niveles de oxígeno en la sangre pueden bajar drásticamente. Un estudio ha estimado que la apnea del sueño se presenta en aproximadamente el 7% de los niños con sobrepeso.
  • Cada vez se reportan más casos de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes con sobrepeso. Si bien la diabetes y la intolerancia a la glucosa, un factor precursor de la diabetes, son efectos en la salud comunes de la obesidad en adultos, la diabetes tipo 2 solo ha comenzado a emerger como problema de salud en niños y adolescentes en años recientes. La aparición de la diabetes en la infancia o la adolescencia puede ocasionar complicaciones avanzadas tales como enfermedades cardiovasculares e insuficiencia renal.

Para ayudar a su hijo a mantener un peso saludable, tiene que lograr un equilibrio entre las calorías que su hijo ingiere con los alimentos y bebidas y las calorías que quema cuando realiza actividad física y en su proceso de crecimiento normal. Un niño no debe ser sometido a dieta sin la supervisión de un médico.

Una de las maneras de equilibrar calorías es comer alimentos que proporcionan una nutrición adecuada y una cantidad de calorías adecuada. Usted puede ayudar a que los niños aprendan a ser conscientes de lo que comen adoptando hábitos de alimentación saludables, preparando versiones más saludables de sus platillos preferidos y reduciendo las tentaciones de alto contenido calórico.

Fomente hábitos de alimentación saludables.


Alimentarse de forma saludable no tiene ningún secreto. Para ayudar a sus niños y su familia a adoptar hábitos de alimentación saludables:

  • Ofrézcale una gran variedad de verduras, frutas y productos integrales.

  • Incluya leche y productos lácteos bajos en grasa o descremados.

  • Elija carnes magras, aves, pescado, lentejas y garbanzos para ingerir proteínas.

  • Sirva porciones de tamaño razonable.

  • Anime a su familia a beber mucha agua.

  • Limite las bebidas endulzadas con azúcar a fechas señaladas.

  • Limite el consumo de azúcar y grasas saturadas.

¡Recuerde que los cambios pequeños a diario pueden crear la receta del éxito!

New Call-to-action

Etiquetas: Salud infantil

Publicado por Hospital Juan Cardona