index-blog-cabecera.jpg

Qué es y para qué sirve el colesterol

Publicado por Dr. Jorge Pérez Carracedo el 9 de agosto de 2017 12:28:00 CEST

Estamos en pleno verano y es momento de excesos derivados de comer más veces fuera y dejarnos llevar por los días de tapas y los helados.

Sin embargo siempre debeos cuidarnos, independientemente de la época del año; así que hoy republicamos este artículo del Dr. Jorge Pérez Carracedo sobre qué es y para qué sirve el colesterol.

El colesterol es una molécula de grasa (lípido) que está presente en todas las células de nuestro organismo resultando primordial y básico para su funcionamiento. Las personas que tienen unos niveles del colesterol en sangre por debajo de determinado límite, van a tener más posibilidades de enfermar.

colesterol.jpg

Sólamente las células del hígado (hepatocitos) son capaces de metabolizar y eliminar de manera eficiente el colesterol sobrante del organismo.

A través de la sangre, y transportado por las lipoproteínas de alta densidad (HDL), el colesterol llega al hígado para que éste filtre el sobrante y lo envíe al “basurero” para su eliminación, evitando así que se pegue a las paredes de nuestras arterias. Éste sería el colesterol bueno.

Por otro lado, el exceso de colesterol que procede de nuestra dieta, va a producir un aumento en la cantidad de colesterol que tenemos en la sangre, en especial, del colesterol que circula unido a las lipoproteinas de baja densidad (LDL), el llamado colesterol malo.

Una de las funciones de los fármacos que denominamos ESTATINAS –que son recetadas por los médicos cuando las cifras de colesterol en sangre están elevadas- es, precisamente, elevar el número de receptores de las lipoproteínas de alta densidad para que, de esta manera, “el basurero” disponga de mayor número de camiones.

El colesterol malo (LDL), es el más susceptible de depositarse en las paredes de las arterias formando placas. Cuando el depósito de colesterol en nuestras arterias es lo suficientemente alto, puede producirse un accidente vascular (angina de pecho, accidente vascular cerebral, infarto de miocardio o arteriopatía periférica). Si la placa se desprende de forma brusca en una arteria podría causar un infarto de miocardio agudo.

colesterol.jpeg

La conclusión de todo lo dicho hasta ahora sería que el colesterol es nuestro gran amigo cuando lo “tenemos a raya” pero, se convierte en nuestro gran enemigo cuando permitimos “que campe a sus anchas”.

La prevención es primordial en cualquier tipo de patología y esencialmente importante cuando se trata de colesterol, debido a las fatales consecuencias que puede acarrear su exceso.

Debemos cuidarnos con ejercicio moderado regular y una dieta baja en grasas. Simplificando, y como regla general, debemos de ingerir diariamente unos 300 miligramos de colesterol como máximo.

Cuide de lo más valioso que tiene (su salud) acudiendo regularmente a su médico para realizarse revisiones rutinarias. Muchas patologías desaparecen sin consecuencias debido a una detección precoz. Infórmese sobre nuestros chequeos médicos e invierta en lo que en realidad importa. 

Dr. Jorge Pérez Carracedo 

Solicite cita para realizar sus chequeos médicos

 

Etiquetas: enfermedades cardiovasculares

Publicado por Dr. Jorge Pérez Carracedo

Integrante del equipo de Medicina Interna del Hospital Juan Cardona.